Cómo instalar un kernel más reciente desde los repositorios de Ubuntu

Las versiones LTS de Ubuntu son las recomendadas para los usuarios finales debido a su mayor estabilidad y su software más depurado, sin embargo, su utilización puede terminar complicándose sobre un hardware demasiado reciente.

La alternativa a esto podría ser el recurrir a una versión con 9 meses de soporte, algo que puede terminar siendo un camino un poco tortuoso hasta llegar a la próxima LTS. Por eso en esta ocasión vamos a proponer una vía sencilla para instalar un kernel más reciente en Ubuntu utilizando los repositorios de la misma distribución (el foco está puesto en las versiones LTS, pero esto no quiere decir que no se pueda hacer en versiones con 9 meses de soporte).

Ubuntu 16.04 viene actualmente con Linux 4.10 por defecto, sin embargo, posiblemente este kernel se quede corto para soportar hardware reciente, como posiblemente algunas placas bases creadas para funcionar con AMD Ryzen. Por eso, para mejorar el comportamiento del sistema, podría ser recomendable instalar un kernel más reciente asumiendo ciertos riesgos, porque los resultados aquí nunca pueden garantizarse.

[irp posts=”1612″ name=”¿Qué es el Kernel y para qué sirve?”]

Pondremos como ejemplo el kernel Linux 4.13.0-21, que está suministrado desde los repositorios oficiales de Ubuntu. Así que solo hará falta tirar de una línea de comando para instalar lo necesario, aunque posiblemente resulte más cómodo buscar los kernels disponibles desde un gestor de paquetes gráfico como Synaptic.

En Ubuntu LTS se suele ofrecer kernels más recientes que pueden ayudar a que el sistema ofrezca un mejor desempeño sobre un hardware más moderno. Siguiendo con la versión mencionada en el párrafo anterior, el comando sería este:

Esto instalará linux-image-4.13.0-21-generic como dependencia de linux-image-extra-4.13.0-21-generic. Para expresar el comando de forma más genérica, lo pondremos de la siguiente manera. image siempre se instalará como una dependencia de image-extra:

El proceso de instalación realiza las modificaciones en Grub de forma automática, por lo que tras instalar Linux 4.13 el usuario solo tendrá que reiniciar para tenerlo en funcionamiento. Recomendamos no seguir estos pasos en caso de tener un funcionamiento correcto con la versión del kernel incluida por defecto. Como vía alternativa, se puede recurrir LTSEnablementStack para habilitar pilas de software que soportan hardware más reciente. via muy linux

[irp posts=”1553″ name=”Curso Gratuito de introducción a GNU/Linux”]