La Supercomputadora ARM más grande del mundo se utilizará en un laboratorio Nuclear

Astra, el mayor superordenador basado en ARM jamás fabricado. Desarrollado en conjunto con el Departamento de Energía, está siendo adoptado por el Laboratorio Nacional Sandia como una nueva plataforma experimental para la investigación nuclear.

Astra es el mayor superordenador basado en ARM jamás fabricado

Dado que funciona con procesadores Cavium ThunderX2 ARM, es considerablemente más eficiente en el consumo de energía y más denso (lo que significa que puede caber más hardware) que un sistema x86 comparable. Notablemente, ese chipset ARM también ofrece un 33% más de velocidad de memoria que muchas CPUs x86.

Astra se basa en el sistema Apollo de HP y está compuesto por más de 145.000 núcleos en 2.592 servidores de doble procesador. Los procesadores ThunderX2 de 28 núcleos también ofrecen ocho canales de memoria, en comparación con los seis que se encuentran en los típicos chips x86. En su punto álgido, HP afirma que Astra puede ofrecer 2,3 PFLOPs de rendimiento, lo que lo sitúa entre los 100 superordenadores más rápidos del mundo (según top500.org).

Relacionado: Supercomputadoras: ¿Qué son y para qué sirven? explicación completa

Además, cada una de las CPUs del sistema tiene acceso directo a una gran cantidad de memoria. Esa es una gran diferencia con la computación centrada en la CPU que vemos hoy en día, donde cada chip tiene acceso a pequeñas cantidades de memoria, y es difícil compartir información entre procesadores.

En Sandia Labs, Astra formará parte de un programa de prototipos Vanguard, que se centra en la búsqueda de nuevas tecnologías para el cumplimiento de su misión principal: gestionar las reservas nucleares de Estados Unidos. Específicamente, será una prueba para ver qué tan bien un sistema basado en ARM puede manejar todas las simulaciones físicas que Sandia realiza diariamente.

Las aplicaciones típicas de Sandia son “particularmente sensibles al ancho de banda”, dice James Laros líder del proyecto Vanguard, hasta el punto de que las aplicaciones a veces se sobrecargan y se ralentizan por sus cachés. Laros compara el salto en el ancho de banda de ARM con cuando AMD colocó un controlador de memoria en sus CPUs allá por el año 2003, lo que les dio a esos chips una gran ventaja de velocidad sobre los de Intel.

Relacionado: ¿Cuál es la diferencia entre una CPU de 32 y 64 bits?

Mientras se está probando, Astra no reemplazará ningún sistema existente en Sandia, pero Laros dice que probablemente terminará siendo un sistema de producción con el tiempo.

 Fuente: Engadget  | Professional review